El dilema de Podemos.

Por fin las encuestas han pasado del papel a las papeletas.3534516458_48e4e8595f_z

Y que las encuestas se hayan terminado ajustando en buena medida a la realidad, resulta extremadamente interesante. Desmiente el argumento de que la gente dice que va a votar a Podemos pero finalmente, a la hora de la verdad, no lo hará. Demostrado está que no es así. Al menos mayoritariamente no lo es.

La verdadera prueba de fuego comienza ahora, principalmente, para Podemos. Por fin dejarán de ser palabras y futuribles. Al fin tienen presencia electoral en el parlamento; finalmente empieza a tener una historia que el resto de partidos, incluido Ciudadanos, ya arrastraban.

Y no podrá recurrir más a las simples palabras y declaraciones de intenciones. Se acabaron los “y sis” y las situaciones hipotéticas. Ahora, Podemos, comenzará a estar en la lupa de los ciudadanos por lo que haga, y no solo por lo que diga.

Todos los escenarios que se produzcan a partir de ahora podrán extrapolarse a las generales de Noviembre, y numerosas preguntas comenzarán a obtener respuesta.

¿Será posible un pacto entre el PSOE y Podemos? ¿Es posible un pacto entre PSOE y Ciudadanos? Y de no serlo, ¿intentará el PSOE gobernar en solitario? ¿Es posible que haya una situación de ingobernabilidad en Andalucía después de todo?

Tiene un papel muy difícil Podemos. Tiene la posibilidad de entrar en el gobierno con el PSOE, pero es este un gobierno extremadamente peligroso y me atrevería a decir que habrá presiones de la dirección central para que no se produzca.

Podemos, dentro de un gobierno de coalición en minoría, asume el riesgo de asociarse con “la casta” para conseguir pocos réditos electorales. Cada fallo de gobierno en Andalucía, cada impacto de la crisis, cada mal dato económico, será utilizado por sus oponentes electorales para atacarles. Cualquier mejora, cualquier triunfo, se asociará, de forma natural, al PSOE que es, a fin de cuentas, el partido en el gobierno. Es una vieja historia que Izquierda Unida conoce bien, harán bien en consultarles.

Entrar en el gobierno le supondrá a Podemos, fundamentalmente, problemas de cara a las futuras elecciones generales. La solución políticamente inteligente sería posicionarse en la oposición; hacer una oposición anti casta, seguir criticando a los partidos tradicionales y medir los tiempos de cara a las elecciones generales. Seguir dejando que los demás gobiernen y, por tanto, se desgasten.

Y sin embargo, si Podemos asume esa estrategia, ¿donde quedá la voluntad de cambio? ¿De que sirve votar a Podemos si tan solo está dispuesto a gobernar en mayoría? ¿Tendrán razón los que apelan al llamado voto útil?

Y es que la solución que, en cuanto a estrategia política, es más acertada, es la que más les acerca a lo que ellos mismos denominan la casta, es decir, a preocuparse más de los resultados electorales que del bienestar del pueblo.

Está por ver que decisión toma Podemos en un ámbito en el que ninguna decisión es buena. ¿Obtará por la solución políticamente correcta o por la solución moralmente más adecuada? Cualquiera que sea la decisión será reveladora.

Bienvenidos al mundo de la política señores. Hagan juego.

Share This: